Descarga de monografía

PROSINA

BLOQUEADOR ALFA 1 ADRENÉRGICO

COMPOSICIÓN

Cada cápsula con microgránulos de liberación prolongada contiene: tamsulosina clorhidrato 0,4 mg, excipientes: almidón, sacarosa, talco, polímeros acrílicos, goma laca, povidona, trglicéridos de cadena media, polisorbato 80, gelatina, dióxido de titanio, azul FD&C N° 1 (CI 42090), óxido de hierro amarillo, c.s.

 

ACCIÓN TERAPÉUTICA

PROSINA es un bloqueador Alfa de tercera generación, con gran especificidad por los receptores Alfa 1A, lo cual implica menos efectos hipotensores, por lo que es más seguro para su administración en conjunto con medicamentos antihipertensivos, ya que disminuye el riesgo de ortostatismo, síncope y por lo tanto, del riesgo de caídas. PROSINA, está aprobado para el tratamiento de los síntomas y signos de la hiperplasia benigna de la próstata.

 

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS

Farmacodinamia

PROSINA se une selectivamente y competitivamente al receptor post-sináptico alfa 1 adrenérgico y en particular a los subtipos alfa 1A. El tono del músculo liso en la próstata es mediado por receptores adrenérgicos alfa 1 A, subtipo que representa aproximadamente el 75% de los receptores alfa 1 en esta glándula masculina. Su bloqueo provoca la relajación del músculo liso prostático, del cuello vesical y uretral, reduciendo de esta manera la tensión, lo que incrementa el flujo urinario máximo. Por esta razón alivia los síntomas de obstrucción urinaria y las dificultades en la micción asociadas como son el chorro de orina débil, goteo de orina, intenso tenesmo vesical, micción intermitente y frecuente, tanto de día como de noche. Además mejora los síntomas irritativos en los que la inestabilidad vesical compensatoria tiene un rol importante.

Farmacocinética

Absorción: tras administración oral de 0.4 mg de tamsulosina en ayunas, la absorción del fármaco es casi completa (> 90%). La tamsulosina exhibe una cinética lineal tras dosis individuales y múltiples, consiguiéndose el estado de equilibrio al 5º día con dosis únicas al día, siendo la concentración máxima 1/3 más alta que después de una dosis única. El tiempo necesario para alcanzar las concentraciónes máximas (Tmax) es de 4 a 5 horas en ayunas y de 6 a 7 horas cuando se administra con alimentos. La biodisponibilidad de la tamsulosina en ayunas es un 30% mayor que la biodisponibilidad cuando se administra con alimentos y las concentraciones máximas son entre el 40% y 70% mayores.  En consecuencia se recomienda administrar 30 minutos después de alguna comida, cada día.

Distribución: el volumen aparente medio de la tamsulosina después de la administración intravenosa a 10 adultos varones sanos fue 16L, lo que sugiere una distribución en los fluidos extracelulares.

Unión a proteínas plasmáticas: la tamsulosina se une ampliamente a las proteínas séricas (94% a 99%), principalmente a la glicoproteína ácida (AAG).

Metabolización: la tamsulosina es ampliamente metabolizada por enzimas del citocromo P450 en el hígado y menos del 10% de la dosis se excreta en la orina sin alterar. Sin embargo, no se ha establecido el perfil farmacocinético de los metabolitos en los seres humanos. La tamsulosina se metaboliza principalmente por las isoenzimas CYP3A4 (vía principal) y CYP2D6 (vía menor). La inhibición de estas enzimas puede conducir a una mayor exposición a tamsulosina. Antes de su eliminación renal, los metabolitos de tamsulosina experimentan una extensa conjugación a glucuronidos o sulfatos.

Excreción: la tamsulosina se excreta en el 76% a través de la orina (<10% como droga inalterada) y el 21% en las heces. El aclaramiento de la tamsulosina es relativamente bajo (2,88 L/h). La vida media de eliminación en voluntarios sanos es de 9 a 13 hrs; en la población target es de 14 a 15 hrs.

Poblaciones especiales: la disposición farmacocinética de la tamsulosina puede prolongarse ligeramente en los ancianos en comparación con los voluntarios jóvenes y sanos. El aclaramiento es independiente de la unión de la tamsulosina a las proteínas del plasma, pero disminuye con la edad, resultando en una AUC 40% mayor en sujetos de 55 a 75 años en comparación con sujetos de 20 a 32 años.

Insuficiencia renal: La farmacocinética de la tamsulosina ha sido estudiada en pacientes con insuficiencia renal leve moderada (CLcr <70 mL/min) moderada-severa (CLcr < 30 mL/min) en comparación con sujetos normales (CLcr >90 mL/min). Las concentraciones plasmáticas se mantuvieron relativamente constantes en todos los casos, por lo que no se requiere un ajuste de las dosis. Sin embargo, no han sido estudiados pacientes con enfermedad renal terminal (CLcr < 10 mL/min).

Insuficiencia hepática: tampoco se observan variaciones significativas de las concentraciones de tamsulosina en pacientes son insuficiencia hepática moderada (clasificación de Child-Pugh: grados A y B). Por lo tanto, los pacientes con deterioro hepático moderado no requieren un ajuste en la dosis. La tamsulosina no ha sido estudiada en pacientes con deterioro hepático severo.

 

INDICACIONES

PROSINA está indicado para tratar los síntomas del tracto urinario inferior asociados a la hipertrofia benigna de próstata. PROSINA es el tratamiento de elección en pacientes con sintomatología obstructiva moderada a severa, en presencia de próstatas pequeñas. Su uso genera alivio sintomático inmediato y permite postergar el inicio de otro tratamiento en 1 a 2 años.

 

CONTRAINDICACIONES

Hipersensibilidad a la tamsulosina o a cualquier componente de la formulación. Hipotensión ortostática. Insuficiencia hepática severa.

 

PRECAUCIONES

Preocupaciones o inquietudes relacionadas con las reacciones adversas:

Angina: discontinuar si los síntomas de angina ocurren o empeoran.

Síndrome de iris flácido intraopertorio (SIFIO): el SIFIO se caracteriza por una combinación de iris flácido, miosis intraoperatoria progresiva a pesar de la dilatación, y potencial prolapso del iris y se ha sugerido como mecanismo, la inhibición de la musculatura lisa del musculo dilatador del iris. El SIFIO se ha observado en el contexto de cirugía de cataratas y glaucoma en pacientes que estaban o fueron tratados previamente con bloqueadores alfa 1, particularmente con tamsulosina (Abdel-Aziz, 2009); en algunos casos, los pacientes habían interrumpido el alfa1-bloqueador 5 semanas a 9 meses antes de la cirugía. El beneficio de la interrupción del tratamiento con alfa-bloqueantes antes de la cirugía de cataratas o de glaucoma no se ha establecido. El SIFIO puede aumentar el riesgo de complicaciones oculares durante y después de la cirugía, pudiendo requerir modificaciones en la técnica quirúrgica. No se recomienda la iniciación de la terapia de tamsulosina en pacientes con cirugía de catarata planificada o cirugía de glaucoma y suspenderlo si se ha comenzado y al paciente se le planifica esta cirugía. Se debe instruir a los pacientes para informar al oftalmólogo del uso actual o anterior de bloqueadores alfa1 cuando se considera la cirugía ocular.

Hipotensión ortostática/síncope: puede causar hipotensión ortostática y síncope significativo, sobre todo con la primera dosis; anticipar un efecto similar si la terapia se interrumpe por unos pocos días, si la dosificación se incrementa rápidamente, o si se introduce otro fármaco antihipertensivo (particularmente vasodilatadores) o un inhibidor de PDE-5 (por ejemplo, sildenafil, tadalafil, vardenafil). La hipotensión ortostática con la primera dosis puede ocurrir 4 a 8 horas después de la administración y puede estar relacionada con la dosis. Los pacientes deben ser advertidos acerca de cómo realizar tareas peligrosas, conducir o manejar maquinaria pesada al iniciar el tratamiento con tamsulosina o cuando se ajusta la dosis al alza.

Priapismo: el priapismo ha sido asociado raramente con el uso de tamsulosina.

Alergia a sulfonamidas: en raras ocasiones, los pacientes con alergia a las sulfas también han desarrollado una reacción alérgica a tamsulosina, por lo que se recomienda evitar su uso cuando la reacción anterior ha sido grave o potencialmente mortal.

Preocupaciones relacionadas con la enfermedad:

Cáncer de próstata: se recomienda descartar el cáncer de próstata para detectarlo antes de comenzar la terapia y luego monitorearlo a intervalos regulares.

 

REACCIONES ADVERSAS

Los efectos secundarios reportados han sido de poca importancia y poco frecuentes. Los más comunes incluyen mareo y alteraciones en la eyaculación. Con menos frecuencia se ha descrito hipotensión ortostática, síncope, cefalea, astenia, náusea, vómitos, diarrea, rinitis y palpitaciones.

 

INTERACCIONES FARMACOLÓGICAS

No se han observado interacciones al administrar tamsulosina conjuntamente con atenolol, enalapril o nefedipina. La administración concomitante de cimetididna produce una elevación de los niveles plasmáticos de tamsulosina, y furosemida un descenso, pero siempre que los niveles se mantengan dentro del rango posológico normal no es necesario realizar cambios. Ni diazepam, propanolol, triclormetiazida, clormadinona, amitriptilina, diclofenaco, glibenclamida, simvastaina y warfatina modifican la fracción libre de tamsulosina en el plasma humano. Tampoco tamsulosina cambia las fracciones libres de diazepam, propanolol y triclormetiazida. No se han observado interacciones a nivel del metabolismo hepático ligado al citocromo P450 que involucra a amitriptilina, salbutamol, glibenclamida y finasteride. El diclofenaco y la warfarina, sin embargo, pueden incrementar la tasa de eliminación de tamsulosina.

Bloqueadores alfa 1: la administración simultánea de otros antagonistas del receptor alfa-1 adrenérgico puede aumentar el riesgo de producir hipotensión y podría aumentar el efecto antihipertensivo de otros bloqueadores alfa 1, por lo cual se debe evitar su combinación.

Beta bloqueadores: Podría aumentar el efecto hipotensor ortostático de los bloqueadores alfa 1. El riesgo asociado con productos oftálmicos es probablemente menor que los productos sistémicos. Considerar modificación de la terapia.

Bloqueadores de los canales de calcio (BCC): los bloqueadores alfa 1 podrían aumentar el efecto hipotensor de los BCC. Se debe monitorear la terapia.

Inhibidores fuertes de la CYP2D6: podrían incrementar la concentración plasmática de la tamsulosina. Se debe monitorear la terapia.

Inhibidores fuertes de la CYP3A4: podrían incrementar el metabolismo de tamsulosina (sustrato de esta vía). Manejo: considerar una alternativa para uno de los fármacos interactuantes. Algunas combinaciones que podrían ser específicamente contraindicadas son por ejemplo con los antifúngicos azólicos (ketoconazol, voriconazol, itraconazol, fluconazol) y también con macrólidos como la claritromicina. Considerar modificación de la terapia.

Inhibidores de la fosfodiesterasa 5: podrían aumentar los efectos hipotensores de los bloqueadores alfa 1. Manejo: asegurarse que el paciente está estable con uno de los agentes previo a iniciar la terapia con el otro y siempre iniciar la combinación usando la dosis más baja posible de la droga que se está agregando. Considerar modificación de la terapia.

 

SOBREDOSIS

La sobredosis con tamsulosina puede podría llevar a hipotensión aguda. No hay antídoto específico para la tamsulosina, por lo cual en caso que se produzca hipotensión aguda después de una sobredosis debe proporcionarse soporte al sistema cardiovascular. La presión arterial y la frecuencia cardíaca pueden normalizarse al disponer al paciente en posición en decúbito. Si esta medida no resulta adecuada, se debe considerar la administración de fluidos intravenosos y, de ser necesario, utilizar vasopresores y monitorear la función renal. Debido a la alta unión de tamsulosina a proteínas plasmáticas, la hemodiálisis no es de utilidad. Se pueden tomar otras medidas tales como emesis, para detener la absorción. Cuando fueron ingeridas grandes dosis, se debe realizar lavado gástrico, administrar carbón activado y un laxante osmótico, como el sulfato de sodio.

 

POSOLOGÍA

PROSINA se administra por vía oral. Se debe administrar 1 cápsula de 0,4 mg, de preferencia en la mañana, 30 minutos después del desayuno o de la primera comida del día. La cápsula debe ingerirse con un poco de líquido, entera sin romperla ni masticarla, ya que esto interferiría con la correcta liberación del fármaco.

 

PRESENTACIÓN

PROSINA se presenta en un envase conteniendo 30 cápsulas con microgránulos de liberación prolongada.