Descarga de monografía

LANZOPRAL HELI-PACK

TRITERAPIA PARA LA ERRADICACIÓN DE H. PYLORI

 

COMPOSICIÓN

Cada blister de uso diario de LANZOPRAL-HELI-PACK contiene: 2 cápsulas con microgránulos con recubrimiento entérico de lansoprazol 30 mg; 4 comprimidos de amoxicilina 500 mg; 2 comprimidos recubiertos de claritromicina 500 mg.

Lansoprazol 30 mg (2 cápsulas). Excipientes cs: manitol; hidroxipropilmetilcelulosa; tween 80; fosfato dibásico de sodio; alcohol cetílico; sacarosa; dióxido de titanio CI 77891; carboximetilcelulosa cálcica; povidona; carbonato de magnesio; gelatina; colorante D&C amarillo N° 10; colorante FD&C amarillo N° 6; colorante FD&C rojo N° 40; colorante FD&C azul N° 1.

Amoxicilina 500 mg (4 comprimidos). Excipientes cs: almidón de maíz; celulosa microcristalina; laurilsulfato de sodio; copolímero de acetato de vinilo y vinilpirrolidona; estearato magnesio.

Claritromicina 500 mg (2 comprimidos). Excipientes cs: croscarmelosa sódica; celulosa microcristalina pH 101; ácido silícico coloidal; povidona 30; estearato de magnesio; ácido esteárico; celulosa microcristalina pH 200; almidón pregelatinizado; colorante FD&C amarillo N° 6; hipromelosa; dióxido de titanio; triacetina; polietilenglicol 6000.

ACCIÓN TERAPÉUTICA

La infección por Helicobacter pylori se considera hoy, uno de los factores más importantes en la génesis y recidivas de la úlcera gastroduodenal. La administración concomitante de Lansoprazol, Amoxicilina y Claritromicina (triple plan), consigue la erradicación del Helicobacter pylori en un porcentaje superior al logrado con el uso de cualquiera de los medicamentos antes mencionados, administrados en forma individual.

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS

Lansoprazol: Es un derivado benzimidazólico de “segunda generación”, que se diferencia de su antecesor, el omeprazol, por presentar un grupo trifluoroetoxi en su estructura química base, lo que le otorga una mayor biodisponibilidad (≥80%) y potencia farmacológica. Por su mayor liposolubilidad atraviesa con más facilidad la membrana de la célula parietal gástrica responsable de la producción de ácido clorhídrico en la cual se transforma en los metabolitos activos disulfuro y sulfonamida, que al unirse con los grupos sulfhidrilos (SH) de la bomba de protones H+/K+-ATPasa, inhiben irreversiblemente la secreción acidopéptica. En estudios recientes se señala que el lansoprazol ejerce un efecto bacteriostático y bactericida sobre el Helicobacter pylori, microorganismo gramnegativo flagelado al que se atribuye un papel en la producción de gastritis crónica y en la recidiva de la enfermedad ulcerosa gastroduodenal. El efecto inhibitorio sobre el H. pylori se logra con concentraciones inhibitorias mínimas (CIM90) muy bajas (6,25mg/ml) si se las compara con fármacos IBP (omeprazol). En estudios farmacodinámicos experimentales, en roedores (rata) y no roedores (perro), el lansoprazol mostró una potencia 10 veces mayor que el omeprazol en la prevención de la úlcera experimental (por ácido acético, aspirina o ligadura pilórica). Con una dosis única de 30mg por vía oral se logra una marcada inhibición de la secreción acidopéptica que perdura más de 24 horas, con mantenimiento del pH intragástrico en valores mayores que 4. El lansoprazol es un fármaco ácido-lábil, por lo tanto, para su empleo por vía oral se usan cápsulas con microgránulos gastrorresistentes, tal como ocurre con el omeprazol. Luego de su administración se alcanza el peak plasmático máximo 1.038 mg/ml entre 1 y 2 horas. La biodisponibilidad con la primera toma es del 85%, pero parece ser afectada por la ingestión conjunta de alimentos, ya que éstos retrasarían su absorción y ello limitaría su farmacocinética. En el medio ácido de la célula parietal el lansoprazol se transforma en sus dos metabolitos activos: disulfuro y sulfonamida. Su vida media de eliminación es de 1,3 a 1,7 horas, pero se prolonga en sujetos de edad avanzada o con insuficiencia hepática marcada. Se elimina como metabolitos inactivos: lansoprazol-sulfona e hidroxilansoprazol y no se ha detectado en orina la droga inalterada. En estudios clínicos comparativos con omeprazol, en esofagitis por reflujo, úlcera gástrica, úlcera duodenal y síndrome de Zollinger-Ellison, se demostró que el lansoprazol posee un elevado índice de curaciones clinicoendoscópicas y óptima tolerancia aun en tratamientos prolongados. La dosis media efectiva de 30 mg diarios, en una única toma, produce una efectiva inhibición acidopéptica que llega al 90% a los 7 días de tratamiento, al bloquear la bomba ácida protónica, que es el paso final de la secreción acidopéptica gástrica.

Claritromicina: Es un antibiótico perteneciente al grupo de los macrólidos. Ejerce su acción antibacteriana por interferir la síntesis de proteínas en las bacterias sensibles, ligándose a la subunidad 50S del ribosoma. Claritromicina es sumamente potente contra una gran variedad de organismos aeróbicos y anaeróbicos Gram-positivos y Gram-negativos, así como también contra la mayoría de los microorganismos del Complejo Mycobacterium Avium (MAC).  La claritromicina es bactericida para Helicobacter pylori, presente en la mucosa gástrica de la mayoría de los pacientes con úlcera duodenogástrica o gastritis. La actividad de claritromicina frente a H. pylori es mayor a pH neutro que a pH ácido.

La claritromicina es estable en medio ácido y tiene mayor disponibilidad oral que la eritromicina (55%). Cuando se toma con los alimentos las concentraciones peak aumentan en un 24%, pero la biodisponibilidad total no varía. Se distribuye adecuadamente en todos los tejidos excepto en el SNC, con concentraciones tisulares varias veces superiores a los niveles plasmáticos. Las concentraciones más elevadas se encontraron en pulmón e hígado, donde la relación tejido/plasma fue de 10 a 20. A dosis terapéuticas la unión a proteínas plasmáticas es alrededor de un 70%. Las concentraciones plasmáticas máximas se alcanzan 2 horas después de la administración de la dosis, estando en un rango de 2 ó 3 mg/ml con una dosis de 500 mg cada 12 horas. Con la administración de dosis de 500 mg la vida media fue de 4,5 a 4,8 horas para claritromicina y 6,9 a 8,7 para el metabolito. En estado de equilibrio, los niveles del metabolito no aumentan proporcionalmente con la dosis de claritromicina y las dosis medias aparentes de claritromicina y el metabolito hidroxilado tienden a ser mayores con dosis altas, lo que indica un comportamiento farmacocinético no lineal. Se metaboliza fundamentalmente en el hígado por el citocromo P450 a la forma activa hidroxilo y otros productos adicionales. El 30 a 40% de la dosis oral se excreta en la orina y el resto en la bilis. Alrededor del 18% se excreta en la orina sin modificación. En pacientes con insuficiencia renal moderada a severa (depuración de creatinina <30 ml/min) se debe reducir la dosis de claritromicina. En pacientes con insuficiencia hepática moderada a severa hay menor metabolismo de claritromicina a su forma 14 hidroxilo lo que disminuye su concentración plasmática peak, por lo que la modificación de dosis no es necesaria en estos pacientes.

Amoxicilina: Es una aminopenicilina semisintética que pertenece al grupo de los antibióticos beta-lactámicos. Presenta un amplio espectro antibacteriano frente a microorganismos Gram-positivos y Gram-negativos, inhibiendo la biosíntesis de la pared celular de los gérmenes. La amoxicilina es, sin embargo, susceptible de degradación por las betalactamasas bacterianas por lo que el espectro de actividad no incluye microorganismos productores de estas enzimas, como los estafilococos resistentes, todas las cepas de Pseudomonas, Klebsiella y Enterobacter. H. pylori es altamente sensible a este antibacteriano y hasta la fecha no ha desarrollado resistencia. La amoxicilina se absorbe rápidamente en el intestino en un 72-93%. La absorción es independiente de la ingesta de alimentos. La concentración máxima en sangre se alcanza entre 1 a 2 horas tras la administración. Se han obtenido concentraciones plasmáticas medias de 5,2 mg/ml y 8,3 mg/ml tras la administración de dosis de amoxicilina de 250 a 500 mg. La amoxicilina presenta una baja unión a proteínas plasmáticas, aproximadamente un 18%. La amoxicilina difunde rápidamente en la mayoría de los líquidos y tejidos corporales, con la excepción del cerebro y la médula espinal. Los estados inflamatorios aumentan generalmente la permeabilidad de las meninges a las penicilinas y esto es aplicable a la amoxicilina. La vía mayoritaria de eliminación es la renal. Aproximadamente el 60-70% de la amoxicilina se excreta inalterada a través de la orina durante las 6 primeras horas tras la administración de una dosis. La vida media de eliminación es de aproximadamente 1 hora. La amoxicilina también es parcialmente excretada por la orina como ácido penicilínico inactivo en cantidades equivalentes al 10-25% de la dosis inicial. La administración conjunta con probenecid retrasa la excreción de la amoxicilina. También se excretan pequeñas cantidades por heces y bilis.

INDICACIONES

Tratamiento de erradicación de infecciones por Helicobacter pylori, en pacientes cursando úlcera gástrica y/o duodenal.

CONTRAINDICACIONES

Pacientes con conocida hipersensibilidad a sus principios activos (alergia) a alguno de sus componentes:

Alérgicos a los antibióticos penicilínicos (comprimidos blancos del blister).

Alérgicos a los antibióticos tipo eritromicina (comprimidos recubiertos naranja del blíster).

Alérgicos al lansoprazol o a otros inhibidores de la bomba de protones anti-ulcerosos (cápsulas marfil-verde del blister).

No se aconseja el uso de Claritromicina (comprimidos recubiertos naranja del blister) durante el embarazo y la lactancia.

La Claritromicina (comprimidos recubiertos naranja del blister) no debe utilizarse en pacientes que reciban Astemizol, Terfenadina o Pimozida.

No existen estudios acerca del uso del Lanzopral Heli-Pack en pediatría, por lo cual su uso en niños quedará supeditado al criterio del médico.

PRECAUCIONES

Lansoprazol: debe utilizarse con precaución en pacientes con insuficiencia renal o hepática. El lansoprazol no hemodializa. A dosis habituales, puede resultar riesgoso durante la lactancia, por lo que no se aconseja su administración durante este período. Si bien se ha aceptado su uso durante el embarazo y no se ha demostrado riesgo fetal en humanos, se recomienda precaución en su utilización. Se recomienda administrar Lansoprazol distanciado (al menos 1 hora) de la ingestión de antiácidos y alimentos. Amoxicilina: se han descrito reacciones anafilácticas (alérgicas) en personas con antecedentes familiares de hipersensibilidad a la penicilina. Por lo que se recomienda, antes de iniciar el tratamiento, indagar sobre reacciones alérgicas a penicilinas, cefalosporinas u otros alérgenos. Claritromicina: claritromicina no debe utilizarse durante el embarazo, excepto en circunstancias clínicas en las que no existe una alternativa apropiada. Se han demostrado efectos adversos sobre el desarrollo embrionario y fetal de animales, a dosis 2 a 17 veces superiores a las dosis máximas utilizadas en humanos. Claritromicina es eliminada por vía hepática y renal, por lo que en presencia de falla renal y/o hepática severa, debe ajustarse la dosis utilizada o los intervalos de administración. Dado que claritromicina interactúa con diferentes drogas (ver Interacciones), es aconsejable consultar al paciente sobre otros tratamientos que pueda estar recibiendo. Claritromicina y amoxicilina: en raras ocasiones se ha reportado colitis pseudomembranosa con el uso de agentes antibacterianos, esto incluye a claritromicina y amoxicilina. Es importante considerar el diagnóstico de ésta afección ante la presencia de diarrea posterior al tratamiento. También es posible el desarrollo de superinfección micótica o bacteriana.

REACCIONES ADVERSAS

En raros casos han sido descritas diarreas, cefaleas y erupciones, los cuales no fueron de importancia y no obligaron a discontinuar el tratamiento.

INTERACCIONES

Lansoprazol: el lansoprazol es metabolizado en el hígado por el sistema del citocromo P-450, específicamente por las isoenzimas CYP3A y CYP2C19. Los estudios no muestran interacciones clínicamente relevantes entre lansoprazol y otras drogas metabolizadas por dicho sistema como warfarina, antipirina, indometacina, ibuprofeno, fenitoína prednisona, propranolol, diazepam o incluso claritromicina. La administración simultánea de lansoprazol con teofilina produce una mínima elevación (10%) del clearance de ésta sin consecuencias clínicas. A pesar de lo expresado, en pacientes que requieren titulación de teofilina (teofilinemia) se aconseja suspender la administración del producto previo a la determinación. Estudios en pacientes que reciben warfarina, no mostraron modificaciones en su farmacocinética ni en el tiempo de protrombina, cuando se administra lansoprazol a dosis de 60mg/día. No obstante, existen reportes sobre el aumento del INR (International Normalized Ratio) y el tiempo de protrombina en pacientes a los que se administra simultáneamente warfarina e inhibidores de la bomba de protones, por lo que estos pacientes deben ser monitoreados. El lansoprazol no plantea interacciones clínicamente significativas con la amoxicilina. La administración concomitante de sucralfato 1g y lansoprazol 30mg determina una reducción del 17% en la biodisponibilidad de este último, por lo que en estos casos se aconseja diferir su administración por lo menos 30 minutos. Lansoprazol provoca una prolongada inhibición de la secreción ácida, teóricamente es factible que interfiera en la absorción de drogas (ketoconazol, ampicilina, digoxina, sales de hierro) en las que el pH gástrico es un determinante de su biodisponibilidad. Amoxicilina: el probenecid reduce la secreción tubular renal de amoxicilina, de lo que resulta un aumento y una prolongación de sus niveles sanguíneos. In vitro, cloranfenicol, eritromicina, sulfonamidas y tetraciclina interfieren con el efecto bactericida de las penicilinas. La significación clínica de ésta interacción no ha sido documentada. Claritromicina: eleva la concentración sérica de teofilina, por lo que debe considerarse su administración en pacientes que requieren monitorización de niveles de teofilina. Cuando se administra conjuntamente con carbamazepina, incrementa sus niveles plasmáticos, por lo que debe considerarse el monitoreo en estos pacientes. Potencia la acción de anticoagulantes orales, por lo que debe vigilarse cuidadosamente el tiempo de protrombina. En pacientes tratados con digitoxina eleva su concentración plasmática observándose signos de intoxicación digitálica. Claritromicina inhibe la 3 A isoforma del sistema enzimático P-450 (CYP3A), cuando se administra junto a drogas primariamente metabolizadas por este sistema, se asocia con aumento de las concentraciones plasmáticas y prolongación de los efectos terapeúticos de esas drogas. Por lo que debe considerarse el ajuste de la dosis utilizada. Son ejemplo de lo descrito los siguientes grupos de drogas: antiarrítmicos: se han reportado “torsades de pointes” con el uso conjunto de disopiramida o quinidina, así como prolongación del intérvalo QT en el electrocardiograma. Ergotamina/dihidroergotamina: el uso conjunto con claritromicina se asocia con toxicidad de los ergotanoides caracterizada por vasoespasmo periférico y disestesia. Benzodiacepina: claritromicina desciende el clereance de triazolam y midazolam incrementando sus efectos. Estatinas: al igual que otros macrólidos, incrementa la concentración plasmática de este grupo de drogas. Sildenafil: claritromicina aumenta su concentración plasmática, por lo que debe considerarse el ajuste de dosis.

SOBREDOSIFICACIÓN

En caso de sobredosis, el paciente debe acudir al servicio de emergencia o toxicología. Lansoprazol: la administración de dosis de 5g (1.300 veces la dosis terapéutica) a animales de experimentación no ocasiona su muerte o alteraciones clínicas relevantes. Se ha reportado en un paciente la ingesta de 600mg de lansoprazol sin repercusión clínica. Amoxicilina: se ha reportado en un reducido número de pacientes, nefritis intersticial, con oliguria y falla renal por sobredosis de amoxicilina, la que es reversible con la discontinuación del tratamiento. Claritromicina: la sobredosis ocasiona síntomas gastrointestinales: dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea, que deben tratarse con medidas de remoción del antibiótico y soporte de las grandes funciones.

POSOLOGÍA y FORMA DE ADMINISTRACIÓN

El médico debe indicar la posología y el tiempo de tratamiento apropiado a cada caso particular; no obstante la dosis usual recomendada es de un blister de LANZOPRAL HELI-PACK al día, repartido en dos tomas diarias, 1 toma por la mañana y otra por la noche, de acuerdo al esquema adjunto durante 7 a 10 días. Se recomienda administrar el contenido de cada blíster de LANZOPRAL HELI-PACK distanciado (al menos 1 hora) de la ingestión de antiácidos y alimentos.

Según lo señalado, se entrega el siguiente esquema posológico, ajustado al tratamiento específico de esta patología.

 

MAÑANA NOCHE
2 comp. Blancos Amoxicilina 500 mg 2 comp. Blancos
1 comp. Naranja Claritromicina 500 mg 1 comp. Naranja
1 cáps. Crema-Verde Lansoprazol 30 mg 1 cáps. Crema-Verde

 

PRESENTACIÓN

LANZOPRAL HELI-PACK se presenta en un envase con 14 blister (c/u con la dosis diaria de tratamiento para la erradicación de Helicobacter pylori).

Envase con 10 blister discontinuado.